Las empresas dedicadas a la comercialización de mercancías, deben tomar en cuenta una gran variedad de factores para elegir el método de envío. Si bien, la localización del origen, el destino, las características de los productos, peso, tamaño, condiciones de temperatura, higiene, etc, son los principales a considerarse en cualquier envío, existen otros como la disponibilidad o la urgencia de entrega que determinan la cadena de suministro.

Existe un tipo de carga llamada LTL (Less than truck) o carga consolidada que se encarga de combinar los envíos de varias compañías, compartiendo el espacio y los costos del transporte. Esta carga consolidada es cuando en un mismo contenedor de transporte terrestre, aéreo o marítimo traslada mercancías de diferentes empresas.

La carga consolidada es ideal para PyMes con envíos desde 45 kg hasta 5 toneladas, y realiza las diferentes entregas en una sola ruta, por lo que se ahorra tiempo y dinero.